lunes, 30 de octubre de 2017

Alimentación de los Monjes en el cristianismo

La vida de un monje o una monja en la antigüedad se caracterizaba por ser muy rígida y dura, las reglas podían variar dependiendo del tipo de monje o la orden a la que se pertenecía, la dieta de aquellos monjes solían ser muy estrictas, la gula era muy mal vista en entre la comunidades de ascéticos o clérigos, normalmente los monjes en su casi total mayoría solían ser delgados ya que tomaban muy enserio lo de la gula como pecado capital.


Una de las costumbres que caracterizan a los antiguos monjes es el renunciar a los placeres de este mundo de forma muy literal, además de renunciar al mundo se renunciaban a si mismo, "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mateo 16:24), estos pasajes de los evangelios los tomaban de forma tan literal que los intentaban seguir al pie de la letra.



Esa renuncia a si mismo consistía en abstinencia, ellos consideraban que su vida y su cuerpo no les pertenecía, sólo eran un instrumento para Dios dejando a lado o ignorando sus propios deseos mundanos y placenteros, aunque parezca algo extraño muchas veces ellos solían renunciar a cualquier cosa que les hiciera sentir placer y gusto, en pocas palabras se sacrificaban de alguna manera renunciando a todas estas cosas, por esta razón acostumbraban a rechazar muchos tipos de comida como la carne,también rechazaban los endulzantes o dulce por la simple razón que les daba un sabor más rico y placentero.





Esto no quiere decir que todos los monjes y monjas comían de la misma forma y que ningún monje solía comer carne pero en su mayoría el consumo de carne era muy limitada al igual que cosas dulces (en muchas ordenes no se consume carne pero el pescado forma parte de su dieta), todo esto a veces dependía mucho de la orden a la que se pertenecía o los ideales del mismo monje ya que no son reglas específicas de las escrituras. Voy a poner como ejemplo a dos personajes muy importante para la Iglesia, Agustín de Hipona y a Gerónimo de Estridón, ambos son considerados como grandes padres y Doctores de la Iglesia y vivieron en la misma época, a pesar de que ambos son considerados como pilares de la iglesia católica sus vidas fueron muy distintas, Agustín fue ordenado sacerdote y fue obispo de Milan,  en cambio Jerónimo también fue ordenado sacerdote pero su vida se asemejó más a la de un monje ascético, tanto Agustín como Gerónimo dejaron escritos en donde se puede saber más a detalle sobre su vida. Agustín en su libro confesiones nos habla del consumo de carne, el considera que esto no es ningún pecado y que es lícito, en cambio Gerónimo en sus escritos nos da a entender que el rechazaba la carne, "El placer por la carne era desconocido hasta el diluvio universal, pero desde el diluvio se nos han embutido las fibras y los jugos pestilentes de la carne animal… Jesucristo que apareció cuando se cumplió el tiempo, volvió a unir el final con el principio, de manera que ya no nos está permitido comer más carne, Y por eso os digo, si queréis ser perfectos, entonces es conveniente no comer carne." (Adversus Jovinianum 1,18 y 2,6), con estas palabras es más que obvio que la carne no formaba parte de su alimentación en la vida de Gerónimo, además del rechazo de carne solía hacer demasiado ayuno como ha sido costumbre de muchos otros monjes, normalmente los monjes y monjas llevaban una vida con mucha más abstinencia que la de un sacerdote.





Hay que recordar que los ermitaños y anacoretas que huían al desierto para alejarse de sus persecuciones en los primero siglos o simplemente para renunciar al mundo fueron ellos los primeros monjes, ellos fueron los que inspiraron la vida monacal a lo que hoy conocemos, esos primero monjes o ermitaños no tenían reglas, sólo los evangelios y los escritos sagrados era lo que los acompañaban en su vida, no tenían posesiones, su alimentación y dieta era muy rígida y escasa a causa de no tenían recursos para conseguirlo, lo que comían muchas veces era alimento producidos por ellos mismos, literalmente vivían a pan y agua, esta manera de vivir y decadencia de alguna forma les inspiró divinidad o un tipo de sacrificio que lo pudieron considerar su propia cruz o una virtud de pobreza.




Este estilo de vida monacal se fue pasando de generación en generación, los tiempos han cambiado bastante, la vida monacal se ha reducido mucho y las costumbres y hábitos de los monjes puede que haya habido algunos cambios con el pasar de los tiempos al igual que su dieta, no obstante todavía son muchas las comunidades de ascéticos en donde viven de igual manera como en siglos pasados, las ordenes que tiene más fama de llevar una vida monástica primitiva son los Carmelos, Carmelitas descalzas, Cartujos y son lo que aún llevan una dieta rígida absteniéndose del consumo de carne. 



El tipo dieta de los monjes puede que se haya formado a base de la decadencia de aquellos primeros ermitaños pero mientras transcurría el tiempo las comunidades monacales se expandieron por el resto de Europa y parte de oriente, existían algunas monasterios en donde gozaban de abundancia y su estilo de vida se volvió más relajada y ociosa olvidando la principal regla de Benito de Nursia "ora et labora" (ora y trabaja), gracias a esta abundancia ignoraban el trabajo duro que se necesita para ganar el pan de cada día llevando una rutina muy cómoda, por mencionar un ejemplo El monasterio de Santa María de la Alcobaça en Portugal construido en el siglo XII, Este monasterio se puede decir que se ve igual a cualquier otro monasterio de la edad media a diferencia de un pequeño detalle, las dimensiones de la puerta que lleva al comedor sólo es de 2 metros de altura y sólo cuenta con 32 centímetro de ancho. suficiente para que una persona delgada pueda pasar por la puerta, una persona con un sobrepeso le sería difícil entrar al otro lado de la puerta, esta puerta fue construida con el único fin de poner un alto a la gula.






miércoles, 18 de octubre de 2017

Whatsapp con el número de teléfono de casa

Seguramente ya todos nos hemos visto en la necesidad de instalar y activar whatsapp en nuestros celular, al activarlo nos pide nuestro número del Celular, al ingresarlo se manda automáticamente  un mensaje con el código de activación, ese código simplemente se ingresa al whatsapp y ya está listo para usarse.

Si por alguna rara y extraña razón tienes un teléfono celular sin tarjeta Sim pero urgentemente necesitas activar y usar el whatsapp se puede hacer por medio del Teléfono de casa. Simplemente en vez de introducir tú numero de celular agregarás tu número de casa incluyendo la clave lada, al agregar el número aparecerán dos opciones y un temporizador , la primera es enviar el código como mensaje al número que se le asignó y la segunda es recibir el código por una llamada, si la segunda opción no aparece deja que el temporizador se termine y aparecerá la opción de recibir el código por llamada,  elegir esa opción y de forma inmediata sonara el teléfono de casa y te dictarán el código de activación. Si en la ciudad donde vives la cantidad de dígitos son muy distintos a los que cuentan los celulares supongo que no se podrá hacerlo.



Siempre he sabido que el whatsapp puede ser activado con cualquier otro número de celular diferente pero no con un teléfono de casa, yo suponía que al ingresar un número de casa whatsapp lo  detectaría como número erróneo. Un día yo  necesitaba instalar y usar el whatsapp y sólo tenía un celular sin tarjeta Sim, no dudé en intentarlo hacer aunque creía que no funcionaría. por lo tanto si algún día te encuentras en esta misma situación no dudes en intentarlo que de seguro funcionará, pero por obvia razones sólo podrás usarlo estando conectado al internet inalámbrico (wifi).